EL SIGLO XVIII EN EUROPA: “EL SIGLO DE LAS LUCES”.

El siglo XVIII europeo se inicia bajo la influencia de la Ilustración, movimiento intelectual renovador que, desde la perspectiva racionalista, hace una revisión crítica de las ideas y los valores imperantes hasta entonces; de ahí el término “Siglo de las Luces” con el que también es conocido, ya que se intenta acabar con el oscurantismo, con las creencias que no tienen una base racional y con ciertos privilegios políticos y religiosos. Los ilustrados ven en las reformas sociales el camino hacia el progreso que llevará a la justicia y a la libertad de los pueblos. Este sueño se quebró con la experiencia de la Revolución Francesa.

EL CONTEXTO SOCIOCULTURAL EUROPEO:

A lo largo del siglo XVIII la sociedad sufre una profunda transformación que culmina en la 2ª mitad del siglo con dos hechos históricos transcendentales:

• La independencia de E.E.U.U (1776) y la revolución Francesa (1789)

Con ellos termina el Antiguo Régimen y se inicia la Edad Contemporánea. En la mayoría de los países europeos los reyes absolutos se imponen al poder eclesiástico y participan de la influencia del pensamiento ilustrado. La Iglesia, que monopoliza la enseñanza y posee muchas propiedades, se opone a las reformas educativas y económicas; por lo que a lo largo del siglo son constantes los enfrentamientos entre el poder real y religioso. En algunos países europeos se produce una fuerte transformación de la sociedad por el crecimiento de la burguesía que, sin los prejuicios de la nobleza, cuestionará e intentará racionalmente su entorno y apoyará las reformas llevadas a cabo por los monarcas absolutos.

En el terreno de las ideas y la cultura, el siglo XVIII se caracteriza por el desarrollo del pensamiento ilustrado. El origen de este movimiento se encuentran en dos corrientes filosóficas del siglo XVII:

Racionalismo (Descartes) que considera a la razón como base del conocimiento humano y no la tradición y la revelación divina; todo ha de ser sometido a la revisión crítica antes de darlo por válido; abrió el camino para la duda, el cuestionamiento.

Empirismo: el conocimiento debe basarse en la observación (deducir hipótesis) y la experimentación (para comprobar las hipótesis). Ambas corrientes aplican su análisis crítico tanto a la ciencia como a la organización social, ponen en tela de juicio el poder de la Iglesia, ciertos privilegios sociales…

En principio el movimiento ilustrado se caracteriza por ser una corriente desvinculada del pensamiento teológico, centrada en la investigación científica y filosófica; pero el análisis crítico terminó alcanzando todos los ámbitos del pensamiento y desembocó en la censura de las instituciones y privilegios.

Las ideas reformadoras triunfaron rápidamente en Francia, y desde allí, se extendieron a toda Europa. Los teóricos más importantes de la Ilustración fueron: Voltaire, Montesquieu y Rousseau.

RASGOS QUE CARACTERIZAN ESTE MOVIMIENTO:

  • En el pensamiento: cientifismo: confianza ciega en la razón como medios para avanzar en el conocimiento; se considera que la ciencia es el mejor medio para progresar y mejorar la calidad de vida. Curiosidad por todo tipo de conocimiento: enciclopedismo: los ilustrados franceses reúnen todos los conocimientos de la época en una obra ambiciosa, la Enciclopedia dirigida por Diderot y D´Alambert y en la que colaboran los más importantes intelectuales de la época. Fue un importante vehículo de difusión de las ideas ilustradas.
  • En política triunfó el reformismo y el despotismo ilustrado considerado el instrumento adecuado para conseguir el progreso, la justicia y e bienestar de los pueblos. La función del monarca absoluto es proporcionar bienestar a sus súbditos, pero sin la participación de estos: “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”; harán todo lo que consideren más apropiado para esa masa humana inculta y que no le reconoce validez a sus soluciones: museos, escuelas, academias… Algunos ilustrados evolucionarán desde ideas reformistas a ideas revolucionarias (libertad, igualdad, democracia). La Revolución Francesa frenará el entusiasmo de los reformadores.
  • En lo social se caracteriza por el desarrollo de las ideas sobre el bienestar social; la preocupación social se manifiesta a través de una perspectiva laica: filantropía o humanitarismo, amor al ser humano.
  • En lo religioso los ilustrados critican el poder de la iglesia y sobre todo los dogmas (creencias que se presentan como indiscutibles); algunos expresan su postura desde la visión cristiana. Otros defienden el deísmo: creer en Dios, pero sin aceptar a rajatabla los principios del cristianismo. Los más radicales evolucionan hacia una visión más materialista y agnóstica: no creer en Dios puesto que su existencia no se puede comprobar racionalmente.
  • En lo cultural se defiende el utilitarismo; la cultura tiene que contribuir a mejorar y modernizar la sociedad. Para ello se propagan las nuevas ideas, se fomentan instituciones culturales: academias, museos…
  • En el arte el siglo está marcado por el Neoclasicismo, que se caracteriza por: Se inspira en el modelo grecolatino; revalorización del Renacimiento y rechazo del Barroco. Sigue las normas clásicas. Finalidad didáctica. Se valora lo razonable y verosímil, se rige por el predominio del buen gusto, rehuye los excesos y contrastes. Predominio de lo racional sobre la imaginación; con lo cual a veces tiene un tono académico y frío.

En las últimas décadas, en Alemania e Inglaterra surge una nueva sensibilidad menos racional y más emotiva, que reivindica el predominio del sentimiento sobre la razón: prerromanticismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura del S. XVIII, Literatura neoclásica, Literatura Universal, LITERATURA UNIVERSAL 1º BIE. Guarda el enlace permanente.