MACBETH

 

Macbeth

La tragedia de Macbeth fue escrita por WILLIAM SHAKESPEARE entre 1606 y 1608; por algunas referencias de la época se sabe que en 1610 ya se había representado. Por su calidad dramática pertenece al grupo de las más importantes tragedias shakesperianas junto con Hamlet, Otelo, Rey Lear, Romeo y Julieta, Antonio y Cleopatra y la tragedia histórica Ricardo III. Es la tragedia más breve de todas las que escribió Shakespeare.

Contexto histórico.

En la época en que fue compuesto el drama, Inglaterra estaba atravesando una serie de cambios importantes en la vida política. Tras la muerte de la reina Isabel, el ascenso de Jacobo I había despertado el temor a la refeudalización; seguramente por eso, al escribir esta obra Shakespeare pudo pretender resaltar la importancia de un gobierno legítimo que trajese paz y orden a Escocia e Inglaterra: cuando lo asumió Jacobo I de Inglaterra, el rey ya era Jacobo VI de Escocia, es decir, descendiente de Banquo -uno de los personajes que aparecen en la tragedia- y por lo tanto estaría llamado a restaurar el orden político y religioso (debido a su raíz católica, de la rama de los Estuardo).

Simultáneamente, los puritanos arreciaban en su persecución contra los teatros, eso hizo que Shakespeare se alejase temporalmente de The Globe. Todas estas circunstancias desembocaron en tragedias cargadas de patetismo, en las cuales el hombre es colocado en una profunda tensión entre el bien y el mal. Se muestra una visión intensamente trágica y pesimista del ser humano: los héroes pugnan por entender su propio destino, aunque muchas veces resultan incapaces de enfrentarlo y son devorados por sus propias pasiones.

Fuentes de la obra de Macbeth

La principal fuente que tomó Shakespeare para esta tragedia es la Crónica de Holinshed.
En la crónica de Holinshed se dice que Macbeth fue un general escocés que en complicidad con Banquo asesinó al rey Duncan y subió al trono. Según este relato, Macbeth reinó entre 1040 y 1057; durante los primeros años de su gobierno, lo hizo con prudencia, hasta que en 1050 asesinó a Banquo, en el intento de que no tuviera descendientes que más adelante ocuparan su trono. A partir de entonces el reinado de Macbeth se transformó por su crueldad. Estos hechos fueron adaptados por Shakespeare.

Argumento de la tragedia

La acción se desarrolla en Escocia durante el siglo XI. Allí gobierna el rey Duncan, cuyo primo es el valiente Macbeth. En las primeras escenas se informa que Macbeth y el noble Banquo habían defendido a Duncan del ataque de los noruegos. En recompensa por su valor, el rey decide otorgarle a Macbeth el título de thane de Cawdor, cuyo anterior poseedor había conspirado contra Escocia. Mientras eso ocurre en el campamento del rey Duncan, en otro lugar tres brujas salen al encuentro de Macbeth y su amigo Banquo. Les saludan con anuncios proféticos: a Macbeth le llaman thane de Glamis (título que tenía desde la muerte de su padre), thane de Cawdor y rey; a Banquo le anuncian que de él nacerán futuros reyes. Ante la sorpresa de ambos generales, llegan los mensajeros que confirman que Macbeth es thane de Cawdor, lo cual alimenta su ambición por la corona. Macbeth comunica a su esposa –Lady Macbeth- lo que ha  sucedido y ésta le impulsa a asesinar al rey Duncan, aprovechando la ocasión en que el monarca pasa la noche en el castillo de Macbeth e inculpan del crimen a los guardias. Temiendo por sus vidas los príncipes Malcom y Donalbain –hijos de Duncan- huyen del castillo; esto sirve a Macbeth para hacer recaer en ellos la sospecha de traición y parricidio, con lo cual logra ser nombrado rey en lugar de Malcolm, el legítimo heredero de la corona. A partir de su coronación, Macbeth se involucra cada vez más en acciones criminales. Para evitar que se cumpla la profecía que las brujas le habían hecho a su amigo Banquo respecto de que de éste nacería una raza de reyes, le manda asesinar junto a su hijo Fleance, aunque el joven logra escapar; más tarde el espectro de Banquo se le aparecerá en medio de un banquete. A pesar de su degradación, la conciencia acosa a Macbeth. El temor de perder el trono le lleva a consultar a las brujas. Éstas le predicen que únicamente será derrotado cuando el bosque de Birnam avance hacia el castillo y que sólo lo podrá vencer un hombre que no haya nacido de mujer. Cegado por su pasión, Macbeth interpreta las palabras de las brujas como un vaticinio favorable: cree que es el anuncio de su triunfo. Sin embargo se equivoca, pues cuando el ejército de Malcolm rodea el castillo de Macbeth, los soldados se camuflan con ramas mientras avanzan para evitar que se pueda calcular cuántos hombres se desplazan. Se cumple la primera profecía. Mientras esto sucede, Lady Macbeth –que había enloquecido- se suicida arrojándose desde una torre. Durante el asalto al castillo, el valiente general Macduff logra llegar hasta Macbeth y ambos se traban en lucha. Macduff tenía motivos muy fuertes para odiar a Macbeth pues éste había masacrado a toda su familia. En el momento de darle muerte, Macduff le revela que había sido sacado del vientre de su madre recién muerta, con lo cual se concreta el segundo anuncio de las brujas. Muerto Macbeth, Malcolm recibe la corona de Escocia y el orden se restablece en el reino.

Estructura de la obra

La obra consta de cinco actos, y la podemos dividir en tres partes:

  • La exposición se produce durante el acto I. Se presentan los asuntos que darán origen al conflicto: Macbeth es un guerrero arriesgado y fiel pero los anuncios de las brujas y los honores que Duncan le brinda despiertan su ambición; Lady Macbeth comienza a urdir un plan para asesinar al rey.
  • El crecimiento y conflicto transcurren desde la última escena del acto I hasta el comienzo del acto V. Desde el momento en que se pone en marcha la acción criminal (con la llegada de Duncan al castillo de Macbeth) hasta la locura de Lady Macbeth, se suceden acciones encadenadas que generan conflictos simultáneamente en el plano político y en el alma de los personajes.
  • Finalmente, se produce la catástrofe que resuelve la tragedia. Esto sucede desde la escena 2 del acto V hasta el final. Mientras los enemigos avanzan hacia el castillo se produce el suicidio de Lady Macbeth y casi inmediatamente sobreviene la caída de Macbeth a manos de Macduff. Con ambas muertes se cierra la tragedia.

Tema de la tragedia:

  • La ambición de Macbeth y de su esposa

La inclinación a desear aquello que no les pertenece (la corona) se convierte en una pasión y se impone sobre su voluntad, hasta el punto de arrastrarlos a su propia destrucción. Este proceso se prepara desde el comienzo mismo de la obra.

En la escena 1 del acto I las brujas anuncian que pronto se encontrarán con Macbeth, lo cual sugiere al espectador que va a existir una relación entre el protagonista y el mal:

– BRUJA 1- ¿En qué sitio?
– BRUJA 2- En el páramo.
– BRUJA 3- Allí nos encontraremos con Macbeth. (I,1)

Para reforzar esta impresión se utiliza también la reiteración de una misma expresión en el final de la escena 1 y en el momento de la entrada de Macbeth en la escena 3:

– BRUJAS- Lo hermoso es feo y lo feo es hermoso. (I,1)
– MACBETH- Nunca he visto un día tan feo y hermoso a la vez. (I,3)

Conflicto que se desencadena en la tragedia:

En Macbeth el asunto trágico no queda reducido únicamente al conflicto interior de los personajes, sino que parece desbordar y teñir todo el universo que los rodea. Para lograr ese efecto, Shakespeare combinó en la obra personajes humanos y sobrenaturales. El contacto permanente entre ambos órdenes aporta a la tragedia un tono sombrío y terrible que se manifiesta en la recurrencia de la oscuridad, la noche, la sangre y las abundantes alusiones al pavor y el asesinato.

El conflicto de esta tragedia se desarrolla en tres niveles interrelacionados:

  • En el mundo natural la conmoción se manifiesta en la tormenta de las primeras escenas y la locura de los caballos del rey Duncan durante la noche del asesinato.
  • En el orden social se produce la disputa por la corona: Macbeth usurpa el trono de Duncan; Malcolm enfrenta a Macbeth para recuperar el trono; Banquo es asesinado para impedir que su descendencia reine.
  • En el plano interno de los personajes: Macbeth y Lady Macbeth sufren una inversión de roles que deja al descubierto su lucha interior entre el bien y el mal.

Por encima de estos tres planos opera el mundo sobrenatural (las brujas y las apariciones) que sirven de aglutinante y los vincula entre sí. La acción de las fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana resultaba verosímil para el espectador: en aquella época era frecuente la creencia en seres como espectros y brujas.

La presencia sobrenatural en la tragedia es importante en varios aspectos:

Como recurso dramático acaparan la atención del espectador.
– En relación con el efecto trágico reflejan los temores internos de Macbeth.
– Respecto del asunto central, enfrentan a Macbeth a su propia ambición.


¿CÓMO SON MACBETH Y LADY MACBETH?

La acción principal de la obra gira alrededor de Macbeth y Lady Macbeth. Ambos son los protagonistas de la tragedia y actúan como complementarios entre sí.

Macbeth tiene dos caras:

  • Por un lado, caballero valiente, fiel y buen guerrero.
  • Por otro, ambicioso (por la corona), traiciona al rey Duncan y asesina (Duncan, Banquo, familia de Macduff).

Lady Macbeth: 

  • Apasionada e impetuosa, movida por la ambición.
  • Con gran capacidad de manipulación y de decisión.

A medida que avanza la obra se produce una transformación en el perfil de los dos personajes. Mientras Lady Macbeth pasa de la frialdad ante el asesinato a la locura y el suicidio por sus remordimientos, Macbeth abandona progresivamente los escrúpulos y suma crímenes. Esta trasposición de actitudes puede interpretarse como un recurso empleado por el autor para representar dramáticamente la doble naturaleza del ser
humano: en el fondo no hay diferencia entre Macbeth y Lady Macbeth pues ambos tienen las mismas debilidades y en ellos actúan igualmente el bien y el mal; por eso, lo que al principio le sucede a uno después termina pasándole también al otro, como si
fueran dos caras de una misma moneda.

Otros personajes humanos, en orden de importancia, son Banquo, Macduff, el rey Duncan y sus hijos Malcolm y Donalbain. Como personajes secundarios también intervienen Ross y Angus, Fleance (hijo de Banquo) y varios caballeros escoceses e ingleses. En un plano más episódico se incluyen la familia de Macduff, médicos, un sargento, sirvientes, asesinos y diversos nobles.

Los personajes sobrenaturales son las brujas, Hécate (diosa grecorromana asociada a la hechicería y el mundo de los muertos), el espectro de Banquo y las visiones fantasmales que tiene Macbeth en el acto cuarto.


SUCESOS IMPORTANTES

  • BATALLA CON EL NORUEGO: destacar las proezas de Macbeth y Banquo; y la batalla sangrienta.
  • CAWDOR: en ese lugar Duncan honra a Macbeth y, además, el señor Cawdor apoya al noruego y es condenado por traición.
  • SUCESIÓN AL TRONO: Malcolm es nombrado sucesor de Duncan y Macbeth se molesta por ello.

 



OPINIÓN PERSONAL DEL ALUMNO. JUSTIFICAD LAS RESPUESTAS.

(Responded cada pregunta en un párrafo por separado. Extensión máxima: 100-120 palabras para las dos preguntas).

1ª. Harold Bloom, crítico especializado en Shakespeare, señala que Macbeth sufre con las maldades que realiza. ¿Están de acuerdo? Citad un ejemplo para afirmar o refutar.

2ª. Harold Bloom afirma que Macbeth a la hora de actuar no es libre. ¿Estáis de acuerdo? Justificad la respuesta con alguna cita del texto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LECTURAS 2017/2018, Lecturas guiadas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a MACBETH

  1. Eva Rivas Picón dijo:

    1.-Pienso que Harold Bloom está en lo correcto con su afirmación de que Macbeth sufre con las maldades que realiza, ya que así se demuestra en la obra con los remordimientos que sufre, los cuales son totalmente normales, considerando que si no los tuviera sería posible el pensar que es un psicópata.
    2.-Opino que el crítico erró con su afirmación de que Macbeth no era libre a la hora de actuar, ya que él era consciente de las consecuencias que sus actos acarrearían, y aún as, eligió llevarlos a cabo con libre albedrío.”Tenemos que renunciar a ese horrible…He visto los arreos de la gloria, y no debo mancharlos tan pronto.” 1º acto, 7ª escena.

    Le gusta a 1 persona

  2. Loreto García dijo:

    1°_ Considero que Macbeth si que sufre. En especial este sufrimiento se ve reflejado en el acto III escena II. Macbeth se lamenta con su esposa por haber traicionado al rey Duncan y por enviar a la muerte a su amigo Banquo y a su hijo Fleance.

    2°_Creo que Macbeth no es libre, porque actúa basándose en las predicciones de las brujas, ya sea haciendo que estas se cumplan o evitando que ocurran. Estas incluso le nublan el juicio, haciendo que no tema al ejército de Malcom, o haciéndole creer que ningún hombre sería capaz de derrotarlo. Acto IV escena I: “Buena profecía. Muertos rebeldes, no os alcéis mientras Birnam no se alce; el encumbrado Macbeth va a vivir su trecho de vida y ceder su aliento al tiempo y la muerte.”

    Me gusta

  3. Ariana Argote dijo:

    Sí, estoy de acuerdo con la afirmación de que Macbeth sufre con las maldades que realiza, puesto que podemos ver en la obra como después de cometer los asesinatos empieza a tener apariciones del espíritu de Banquo, lo cual le atormenta, su mujer le dice que tiene que superarlo y este no puede. Esto, en mi opinión, nos demuestra el arrepentimiento y la culpabilidad, con la que convive Macbeth hasta el día de su muerte.
    En este caso, también estoy de acuerdo, pues si creo que Macbeth no actúa libremente, porque al principio de la obra se nos presenta como un hombre fiel a su rey, pero después de la insistencia de Lady Macbeth finalmente realiza un asesinato lo cual, en mi opinión es lo que desencadena todos los actos posteriores. MACBETH.- ¡Y si fracasáramos!… LADY MACBETH.- ¡Nosotros fracasar!… Llevad vuestro valor hasta su punto heroico, y no fracasaremos.

    Me gusta

  4. andreea1bie dijo:

    1. Yo estoy de acuerdo con que Macbeth sufre con las maldades que realiza, porque, por ejemplo, cuando manda asesinar a Banquo, su conciencia le acosa, y le hace ver el fantasma de éste. Y por ello, aunque Macbeth no lo enseña, imponiéndose a sí mismo que era lo que tenía que hacer, sí que sufre por haberlo hecho.

    2. Macbeth no es libre a la hora de actuar, estoy de acuerdo con ello, porque, al principio, él era un caballero valiente, fiel y buen guerrero. Pero, su mujer le empuja a asesinar al rey para apoderarse del trono.Y desde entonces, él empieza a ser cada vez más despiadado y cruel, acabando con todo el que le impida conseguir su propósito.

    Me gusta

  5. Judith Lopez Velasco dijo:

    1_Desde mi punto de vista Macbeth parece sufrir con toda la perversidad ejecutada. A lo largo de la tragedia se pueden apreciar sentimientos de dolor, angustia y padecimiento. Ya surge en el segundo acto, cuando siente remordimientos por matar al que fue su rey. En conclusión todo los crímenes pesan a Macbeth, hasta la locura y muerte.

    2_Macbeth no es libre, desde un principio su esposa y la superstición (oráculo) marca todo cuanto hace. Se puede apreciar cuando las brujas han explicado lo que a Macbeth y a Banquo les depara “Si azar quiere que sea rey, también azar podría coronarme sin que yo se lo pida” (acto 1°,3 escena).

    Me gusta

  6. Elsa R dijo:

    1- Macbeth sufre con las maldades que realiza ya que por ejemplo, tras matar a Duncan y verse las manos llenas de sangre comenzó a escuchar voces que no hacían nada más que culparle por lo que acababa de hacer y además, no desea volver donde yace el cuerpo inerte de Duncan ya que solo pensar lo que ha hecho le horroriza.

    2- Macbeth, a la hora de actuar, por un lado es libre, ya que cada uno somos responsables de nuestros actos y él, en cualquier momento, podría haber parado, pero por otro, se ve presionado por sus anteriores crímenes y la ambición le supera, mas luego también estaba la mujer y las profecías de las brujas que solo le añadían más presión : “…Entonces, proféticamente, le saludaron como a padre de una línea de reyes. Sobre mi cabeza han ceñido ellas una corona infructífera y me han dado a empuñar un cetro estéril, que me arrancará una mano extraña, pues no tengo a nadie que me suceda. Si ello es así para la posteridad de Banquo mancillé mi alma, para ella asesiné al famoso Duncan, para ella sola vertí el odio de mi cáliz de paz; y he entregado la joya de mi vida eterna al enemigo común del género humano, por hacerlos reyes, ¡por hacer reyes a los hijos de Banquo!…¡Antes que eso, ven, Destino, desciende al palenque y luchemos tú y yo hasta morir!…” (Acto III, escena I).

    Me gusta

  7. crismb13 dijo:

    1ª pregunta: En mi opinión, podemos observar el sufrimiento de Macbeth debido a sus malas acciones a lo largo de toda la obra. Las alucinaciones descritas en los Actos II y III evidencian claramente este hecho, ya que comienzan a atormentarle justo después de haber cometido los crímenes contra su rey Duncan y su amigo Banquo.

    2ª pregunta: Estoy de acuerdo con Harold Bloom, ya que a la hora de tomar la difícil e importante decisión que aparece en el Acto I (matar o no a su señor), el héroe escogerá la primera opción debido a la presión ejercida por su mujer. A partir de entonces vivirá atado a la ambición, que le obligará a escoger un camino sin otro final que una trágica muerte.

    Cristina Manrique

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.