NADA, CARMEN LAFORET

NADA es una novela de fuerte componente autobiográfico escrita en 1944 y que obtuvo el Premio Nadal en 1945. La obra llamó la atención no solo por la edad de Carmen Laforet , que por entonces tenía 23 años, sino también por la descripción que hizo de la época: y es que Nada es una novela de tono existencial, que refleja el desolado mundo de la posguerra desde una perspectiva pesimista, al contrario de la mayor parte de la narrativa de la época. Las relaciones entre los protagonistas de la novela dibujan una estructura que entronca con el tremendismo literario.

ANÁLISIS DE LA OBRA

1. Argumento.

Nada es una novela lineal que refleja la realidad cotidiana de unos seres angustiados, ubicados en la posguerra española y cuya existencia recuerda una pesadilla llena de discordias, confrontaciones y frustraciones. El dolor y el pesimismo son ejes vertebradores de la narración, que se reflejan en sus personajes y en el punto de vista de Andrea, una muchacha que irá madurando a lo largo de su estancia en Barcelona (se ha considerado, de hecho, como una bildungsroman -novela de aprendizaje- femenina).

2. Estructura.

La novela se divide en tres partes:

  • 1ª parte (capítulos I-IX, va de octubre a febrero) y se centra en la vida en la calle Aribau.
  • 2ª parte (capítulos X-XVIII, marzo-junio): mayor apertura al exterior, universidad y Ena.
  • 3ª parte (capítulos XIX-XXV, julio-septiembre): llega la resolución, aunque hay que señalar que es una novela abierta.

3.Temas.

Los temas básicos que plantea son variados: búsqueda de la libertad (fíjate en los capítulos I, X, XVIII, XX y XXV), deseo de liberación femenina (la emancipación de la mujer es un tema recurrente a lo largo de la novela: relee el capítulo XIX donde Margarita se confiesa a Andrea y explica qué entiende por emancipación personal y cómo influye en Andrea), lucha contra ciertos patrones de la sociedad, búsqueda de un modelo femenino, rechazo del matrimonio y del amor romántico (¿qué actitud muestra Andrea frente a este tema? Relee los capítulos XII XVII y XVIII), crítica a los tópicos románticos, retrato de la sociedad catalana de la posguerra, la amistad, la violencia doméstica, la tiranía psicológica, etc. Por otro lado, parece como si la autora no quisiera entrar en temas polémicos como los políticos.

4. Narrador.

Andrea, la protagonista, es la narradora en primera persona (no una narradora-protagonista, sino una narradora-testigo que nos cuenta sobre todo lo que observa), por lo que solo tenemos su perspectiva. Sin embargo, la autora introduce otros puntos de vista en algunos episodios, como los capítulos XV y XX, que cuentan la visita al barrio chino por parte de Juan, narrada de forma dinámica y sin apenas estilo poético primero según Andrea y luego según Gloria, algo que vuelve a suceder en los capítulos XVI y XXI con una escena evocada por Iturdiaga y luego por Ena.

5. Tiempo y espacio.

La acción transcurre durante el curso 1939-40, aunque hay algunas analepsis (retrocesos temporales, flashbacks) a través de los recuerdos de otras estancias de Andrea en Barcelona, cuando iba a pasar los veranos en casa de sus abuelos, en la calle Aribau, antes de la guerra, así como algunos acontecimientos adelantados (como el final de su estancia barcelonesa), que delatan una escritura posterior a la estancia en Aribau (relee los capítulos V, X, XII, XVIII y XIX).

En cuanto al marco espacial, es concreto y reconocible: Barcelona. La obra comienza cuando la protagonista llega a la ciudad y termina cuando se marcha de ella. Casi toda la novela transcurre en espacios urbanos. En la novela queda muy marcada la diferencia entre los espacios interiores y los exteriores (busca en el capítulo VI un ejemplo claro de tal contraste). Los espacios interiores, la casa de Aribau, representan el ámbito de la opresión, de la frustración, mientras que los exteriores adquieren connotaciones de libertad, de felicidad.

En demasiadas ocasiones, Andrea se refugia en su habitación después de la partida de Angustias, pero básicamente lo hace en otro espacio de la casa. ¿En cuál y qué valor simbólico le proporciona Andrea a ese espacio? Busca ejemplos en los capítulos I y XXII que lo confirmen. ¿Qué representan los espacios exteriores para Andrea? ¿Quién le reprocha a Andrea esa necesidad de estar el máximo tiempo fuera de casa? Recoge en el capítulo V el pasaje que lo confirme.

Los espacios exteriores de la novela se dividen en dos ámbitos sociológicos. Uno pertenece a la clase acomodada de Barcelona, a la burguesía industrial; otro pertenece a la clase marginal. Clasifica y ordena esos lugares (capítulos IV, V, XII, XIII…).

6. Personajes.

Andrea, la “chica rara”, es la protagonista y ya hemos señalado su papel de observadora pasiva (de ahí que tengamos tan pocos detalles sobre su aspecto físico (apenas en los capítulos XIII y XVIII).

Los personajes masculinos son pocos y tienen menor relieve psicológico que los personajes femeninos: Román ocupa un lugar importante en la novela. ¿Por qué? ¿Qué conclusiones puedes extraer sobre los rasgos psicológicos de Román? Te ayudará el pasaje en el que la madre de Ena conversa con Andrea sobre Román (capítulo XVIII). Juan es una versión más brutal y menos sofisticada de la personalidad de su hermano Román. ¿Cómo lo describirías?

Los personajes femeninos, mejor trazados que los masculinos, presentan finos matices psicológicos: Gloria, la tía Angustias, la Abuela, la criada, Margarita y Ena. Analízalas. Los personajes femeninos de Angustias, Gloria y Ena.

7. Forma y estilo.

El estilo de la prosa de Carmen Laforet es sencillo, natural y sobrio (sobre todo en los diálogos, que reflejan un habla coloquial). Predomina la descripción, que es por un lado impresionista (Andrea se fija en todo lo que la rodea y transmite su impresión: no describe los objetos tal y como son, sino que lo hace como ella los percibe) en la presentación de la ciudad, sus edificios, sus barrios, cargados de un valor simbólico; y, por otro, expresionista en la descripción de personajes y en la deformación de sus rasgos: un recurso destinado a degradar a algunos de los personajes es la animalización, que la autora utiliza con aquellos que le resultan antipáticos: localiza ejemplos a través de la relectura de los siguientes capítulos: VII, IX, X, XI y XV.

En los fragmentos narrativos, la narradora utiliza un lenguaje lleno de recursos poéticos cuya forma se ajusta muy bien al tema de la novela y que se basa en una descripción cruda de la realidad desde una perspectiva intimista y sensible. Así, abundan las sinestesias, las personificaciones, las metáforas, y las comparaciones. Localiza ejemplos, particularmente releyendo los siguientes capítulos: I, II, VI, XII, XVIII, XIX, XX, XXI y XXII.

A pesar de que la novela no posee una intriga central basada en el esquema tradicional lineal (inicio, nudo y desenlace), mantiene el interés del lector gracias a una serie de técnicas narrativas destinadas a crear una atmósfera de incertidumbre, como los pocos datos que conocemos de Andrea y, sobre todo, la elusión narrativa, es decir, plantear intrigas secundarias que no acaban de resolverse: ¿qué papel ocupó Román durante la guerra civil?, ¿cuáles son las relaciones sentimentales de Román?, ¿qué relación tiene Angustias con su jefe?, ¿cuál es el futuro de Andrea después de salir de Barcelona?…


 Preguntas para facilitar la comprensión

Primera parte

  • ¿Por qué le pesa tanto la maleta a nuestra protagonista?
  • Andrea emplea elementos propios de la literatura gótica (de terror) para describir la casa de sus parientes. Busca algunos ejemplos.
  • Resume la historia del piso de la familia materna de Andrea. ¿Quiénes lo habitan cuando llega la protagonista.
  • ¿Con qué motivo se traslada Andrea a Barcelona?
  • ¿Qué forma adopta la conversación entre la abuelita y Gloria?
  • Gloria considera a Román ruin y cobarde. ¿Por qué?
  • Angustias prohíbe a Andrea ir al Barrio Chino. ¿Qué le dice exactamente y cómo reacciona Andrea?
  • Comienza la amistad entre Ena y Andrea. Averigua qué le pide Ena. ¿Qué le regala Andrea?
  • Describe cómo es Andrea físicamente (capítulo VII)
  • ¿Qué relación tuvo Angustias con Jerónimo Sanz en su juventud?
  • La huida de la tía Angustias tiene una consecuencia inmediata para Andrea. ¿Cuál es esa consecuencia?

Segunda parte

  • Reconstruye el recorrido de Andrea por el centro de Barcelona tras abandonar la casa de Ena. ¿Hace este recorrido sola o acompañada?
  • Andrea siente que se apodera de ella una especie de locura. ¿Por qué? ¿Qué se le pasa por la cabeza?
  • Ena tiene un secreto. ¿Con qué está relacionado?
  • ¿A qué se refiere nuestra protagonista cuando afirma que los chicos de su pandilla “pasaban por el sarampión literario”? ¿Quiénes forman parte de esa pandilla?
  • ¿Qué tipo de personas interesan a Ena?
  • Por fin se enfrenta Juan a la verdad. Explica qué secreto guarda Gloria y quién se lo revela a su marido.
  • ¿Qué opinan Pons e Iturdiaga de Jaime?

Tercera parte

  • «Al cabo de los años, no esperaba yo esta trampa de la suerte, tan cruel…» (cap. XIX). Explica a qué trampa se refiere la madre de Ena.
  • Según Gloria, ¿de dónde obtiene Román sus ingresos? A juzgar por la conversación que oye Andrea, ¿de qué otro sitio pretende obtenerlos?
  • Ena confiesa a Andrea que quiso humillar a Román por dos razones. Enuméralas.
  • Explica qué terrible suceso tiene lugar en la casa de Aribau (cap. XXII).
  • Indica en qué términos describe Andrea a sus tías (cap. XXIII).
  • ¿Cuánto tiempo ha transcurrido desde que Andrea llegara a Barcelona?


CONCLUSIONES

Al final de tu lectura atenta, damos respuesta a alguna de estas preguntas:

  • ¿Te ha interesado la historia que se cuenta? ¿Por qué?
  • ¿Qué te parece el estilo de la novela? ¿Te gustan los recursos poéticos empleados? ¿Qué crees que le aportan a la novela?
  • ¿Te parecen creíbles los personajes? ¿Qué destacarías de ellos? ¿Qué opinas del estilo impresionista y expresionista de Nada?
  • ¿Te ha parecido difícil el lenguaje utilizado? ¿Cómo valoras las descripciones de la novela, crees que ganaría con mayor acción? ¿Has entendido bien los diálogos?
  • ¿Has encontrado interesantes los temas planteados en la obra? ¿Crees que pueden ser actuales a pesar de que su contexto es la inmediata posguerra?
  • ¿Qué te parece el recurso del narrador en 1ª persona? ¿Hubiera sido muy diferente esta historia narrada en 3ª persona?
  • ¿Crees que la obra está bien estructurada?
  • ¿Te parece clara la intención de la autora?
  • ¿Qué opinión te merece en vista de todo lo anterior la obra?

PAUTAS PARA LA VALORACIÓN CRÍTICA

En la valoración crítica no te olvides de empezar por la contextualización. Se trata de situar la obra (hay que nombrar el título y decir el género): fecha, algún dato histórico, social o cultural, movimiento literario en el que se inscribe (Neoclasicismo, Romanticismo, Realismo, Naturalismo…) y sus características generales. Si, por ejemplo, sabes algo del autor, puedes hablar de él brevemente. Debe ocuparte unas 8 o 10 líneas como mucho.

A continuación se trata de la valoración crítica en sí, de dar tu opinión sobre la obra sin emplear la 1ª persona (destierra el redundante “en mi opinión…” o el innecesario “Me ha llamado la atención…”). Puedes empezar escribiendo un brevísimo argumento de la obra (2, 3 líneas máximo) y luego valorar otros aspectos de la obra. Debes hacer un comentario maduro y para ello debes utilizar fórmulas del tipo:

  • Llama la atención en la obra…
  • Es interesante ver, comprobar, observar…
  • Resulta llamativo…
  • La obra constituye un buen ejemplo de…
  • El lector se siente defraudado, satisfecho, implicado…
  • El autor nos invita a reflexionar sobre…
  • El lenguaje empleado resulta…
  • La obra resulta original, tediosa, brillante, divertida, repetitiva…

No te olvides de terminar cualquier escrito tuyo con un párrafo de conclusión que comience con alguna fórmula del tipo “Para terminar”, “Así pues”, “En fin”, “En conclusión”, “Por todo ello”…


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LECTURAS 2017/2018, Lecturas guiadas, Lecturas S. XX y etiquetada . Guarda el enlace permanente.