LOS TEXTOS ORALES

 

A lo largo del día utilizamos la lengua para comunicarnos en distintos ámbitos: con amigos, con familiares, con desconocidos, en el ámbito académico. Utilizar los distintos registros y hablar correctamente es clave para nuestra vida en sociedad.

1– HABLAR CORRECTAMENTE

Hablar bien consiste en prestar atención a lo que decimos, especialmente cuando estamos en situaciones formales. Es preciso tener en cuenta nuestra pronunciación o la manera en que construimos las oraciones. Pero no solo hay que prestar atención a los aspectos lingüísticos, sino también a nuestras posturas y gestos, el espacio en el que nos movemos e incluso nuestra apariencia.

2– LA PRONUNCIACIÓN

Ten en cuenta que hablar con un acento particular no es hablar mal (el seseo o el yeísmo, por ejemplo, no se consideran incorrectos). Para pronunciar correctamente es preciso tener en cuenta:

  • Mantener la tensión correcta de los órganos de articulación: por ejemplo, sí es incorrecto la relajación de la articulación de la -d- en una situación formal pronunciar *pescao en lugar de pescado.
  • Debemos pronunciar con la máxima naturalidad y huir de la afectación.
  • Cuidar el ritmo, las pausas y la entonación (debemos evitar un ritmo y entonación monótonos. Para ello podemos enfatizar partes de nuestro discurso o variar la velocidad según su contenido).
  • Es importante adaptarse a la situación de comunicación.

3– CONSTRUCCIÓN DEL DISCURSO

Es conveniente seguir algunos consejos:

  • Organiza y ordena lo que vas a decir. Evita la improvisación. Podemos utilizar fichas o esquemas que guíen nuestro discurso. Pero recuerda que no debes depender demasiado del papel y limitarte a leer lo escrito. Ensaya.
  • Debemos evitar las oraciones demasiado largas.
  • Modera los incisos
  • Evita las oraciones incompletas.

4– COMUNICACIÓN NO VERBAL

Es una de las notas distintivas de los textos orales. Es muy importante tener en cuenta lo que decimos con nuestros gestos, nuestra postura o nuestro aspecto físico:

  • Ten en cuenta la distancia que vas a mantener con el interlocutor: no es lo mismo una entrevista de trabajo que un discurso de agradecimiento.
  • Cuida los gestos, especialmente los gestos involuntarios.
  • Vigila la orientación del cuerpo (no des la espalda, por ejemplo).
  • Controla lo que sucede en el auditorio y procura orientar tu mirada a todos los oyentes
    Gestiona el tiempo del que dispones para hablar.
  • Si vas a utilizar aparatos como proyectores, ordenadores, vídeos, …, pruébalos antes y prepáralos con antelación.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Exposición oral, Lengua, Recursos LCL y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.