HOY ES EL DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA

PIDO LA PAZ Y LA PALABRA – BLAS DE OTERO

Escribo en defensa del reino

del hombre y su justicia.

Pido la paz y la palabra.

He dicho “silencio”, “sombra”, “vacío”, etcétera.

Digo “del hombre y su justicia”,

“océano pacífico”, lo que me dejan.

Pido la paz y la palabra.

EL REMORDIMIENTO -JORGE LUIS BORGES

He cometido el peor de los pecados

que un hombre puede cometer. No he sido

feliz. Que los glaciares del olvido

me arrastren y me pierdan, despiadados.

5 GRANDES POETAS DE HOY

Poesía

Vocación de alma dramática,

de literata o lo que venga.

Cocinera, camarera o reportera

según convenga, lo mismo da

que no me veas en la tele nacional.

Me puse metas tal vez etéreas para volar.

Y lo malo, a lo peor, de todo esto

es que NO me puse tetas

en vez de metas

            que alcanzar.

Y lo malo, a lo mejor, es que yo a todo esto

no cuento igual -soy de puras letras

y me puede más una alta meta (una mecha

-al menos- exponencial a lo que nos dan

y nos entra sin pensar) que dos carretas.

ALICIA GARCÍA NÚÑEZ


Aquello en lo que te fijas cuando salimos por las noches
Mi madre me enseñó que la mejor forma de pasar por la
          vida era renunciando a la propiedad particular.
Ella me convenció de que podría transformar los balbuceos
          en música de cámara, con mis zapatos.
Tus zapatos son mágicos, me dijo. Pierde uno y ganarás un marido.
Vende dos y ante ti se revolverán las semillas de tu reino.

Y yo susurraba: mi reino eterno. Junto a él.
Decidí que los compraría de colores para camuflar mi identidad, 
          sobrios si aspiro a desvelar mis secretos.
No tacones ni zapatos planos ni aerodinamismo; le quiero
          suciamente. He descubierto que pasos-pequeños
conducen a una-mujer-seria-con-dos-rayas-absortas.
Descalza, de puntillas, vuelvo a tener diez años y a morirme
          por dentro de tanta soledad.

ELENA MEDEL


Dedicatoria

Si alguna vez la vida te maltrata,
acuérdate de mí,
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.

LUIS GARCÍA MONTERO


   
Y SE QUEDARÁN LOS PÁJAROS CANTANDO

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes el cielo será azul y plácido,
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las esquilas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y lejos del bullicio distinto, sordo, raro
del domingo cerrado,
del coche de las cinco, de las barcas del baño,
en el rincón oculto de mi huerto encalado,
entre la flor, mi espíritu errará callando.

Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

                                    JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HOY ES EL DÍA DE..., Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.