FRANKENSTEIN O EL PROMETEO MODERNO

Seguid la propuesta de trabajo de la novela Frankenstein de Mary Shelley y preparar todas las actividades que se os indican. Algunas de las actividades serán individuales y otras en grupo.

Mary Shelley escribió en 1818 Frankenstein o el Prometeo moderno y se va a convertir en todo un mito literario, en parte gracias a la gran pantalla. Mary Shelley nace en Londres en 1797, hija de dos pensadores progresistas que establecerán las bases de su avanzada educación. Su madre, Mary Wollstonecraft, era una conocida pionera del feminismo. En 1816 se casa con el poeta Percy B. Shelley. Su tendencia a la depresión y la tensa relación con su marido marcarán su vida y su obra. Muere en 1851 en Italia.

ACTIVIDAD: Lee, investiga e ilustra.

Mary Shelley fue hija de Mary Wollstonecraft que fue una mujer pionera. Investiga qué importancia tuvo la madre de la creadora de Frankenstein y tiene esta mujer. Crea una Infografía o un poster con diferentes imágenes y textos donde se refleje quién fue esta mujer, los logros conseguidos por ella y su reflejo en la actualidad. Se puede realizar por parejas.

EL MITO DE PROMETEO

ACTIVIDAD INDIVIDUAL: Una vez que has leído la novela y has visto este vídeo redacta un texto de unas 15-20 líneas en el que relaciones el mito de Prometeo y la historia de Frankenstein. Debes hacer mención a tres temas clave: sentirse rechazado, los inventos tecnológicos y la responsabilidad de nuestros actos.


EL MOVIMIENTO ROMÁNTICO. «EL SUEÑO DE LA RAZÓN PRODUCE MONSTRUOS«, una de las fuentes del Romanticismo.

LA NOVELA FRANKENSTEIN

El año 1816 ha pasado a la historia como el «año sin verano». La erupción del volcán Tambora en Sumbawa (Indonesia), el 10 de abril de 1815, liberó toneladas de polvo de azufre que se extendió por todo el planeta, provocando un duradero enfriamiento que alteró el ciclo agrícola y llegó a producir hambrunas. Estos efectos se hicieron sentir incluso en Suiza. Allí, en Coligny, cerca del lago Lemán, en una elegante mansión llamada Villa Diodati, se habían instalado aquel verano un grupo de amigos llegado de Inglaterra: el poeta Percy B. Shelley; su entonces amante, Mary Godwin; el célebre escritor Lord Byron; su médico y secretario personal John Polidori, y Claire Clairmont, la hermanastra de Mary.

En el oscuro verano de 1816, en Villa Diodati, junto al lago de Ginebra, se reunieron Lord Byron y su médico, el Dr. Polidori, con el poeta Percy Shelley, Mary Godwin (la futura esposa de Percy) y Claire (la hermanastra de Mary). Hacía un frío que pelaba. Comentaban los avances de una ciencia que, por entonces, aún tenía un cierto tinte mágico. Les fascinaban en particular los experimentos científicos ligados a la electricidad, como los de Luigi Galvani, consistentes en mover las patas de una rana mediante una descarga eléctrica, así como las especulaciones de Erasmus Darwin sobre la posibilidad de devolver la vida a la materia muerta gracias a los impulsos eléctricos. Bramaban rayos y truenos, y de algún modo, su electricidad se apoderó de las conversaciones nocturnas alrededor de la chimenea. De esta forma, entre historias de fantasmas, experimentos y lecturas, el encierro fructificó generosamente el día que Lord Byron propuso que cada miembro del grupo escribiera una historia de terror. Dos años después, de forma anónima, Mary Shelley publicaba una de las obras más conocidas de la Literatura Universal: Frankenstein o el Prometeo moderno.

Frankenstein es una novela cargada de crítica hacia una sociedad prejuiciosa, egoísta e inhumana, que desampara y transforma, desde el odio, la bondad del ser en maldad.

Lo que hace intemporal esta novela es que el nutrido conjunto de reflexiones que sugiere en absoluto parecen propias de un frío propósito intelectual: bien al contrario, la impresión que nos produce, todavía hoy, es que por debajo de sus líneas late un magma arrebatado e incontenible, cuyos chispazos de fuego nos golpean en el momento más inesperado, a la vuelta de una página, en la conclusión de un párrafo. Mary Shelley refleja en su novela la incierta zozobra de su propia vida (en todos los órdenes: social, sentimental, afectivo, literario…) y de la época en que vivió, contemporánea de las revoluciones (la francesa, la liberal, la industrial), contradictoria por causa de los cambios que vivió. Ella misma, en el fondo, es un producto a caballo entre dos conceptos de la vida: la racionalidad de la Ilustración (de la que fueron portavoces eminentes sus padres) y la irracionalidad del Romanticismo (del que fue protagonista en su juventud, a través de su relación con Pearcy Shelley y Byron).

La novela posee una gran virtud —y en esto, curiosamente, anticipa la más famosa estructura narrativa que Bram Stoker eligió para su Drácula—, y es su construcción por medio de una considerable diversidad de puntos de vista narrativos, del mismo Frankenstein a sus seres queridos e incluso el propio monstruo, en una de las partes más inolvidablemente patéticas del libro. Esta polifonía de subjetividades ya alerta al espectador sobre uno de sus temas eminentes: la imposibilidad de construcción de una verdad unívoca, como no puede haber un solo concepto del ser humano.

CINE Y LITERATURA

En el cine, la televisión, la literatura o el cómic, la criatura creada por Mary sigue vigente, bien recreando la propia novela, bien tomando una de los muchos aspectos que trata el original para crear versiones de lo más libres y variopintas. Las películas que se han rodado nos han acostumbrado a dedicar espectaculares reconstrucciones visuales del experimento creador de Frankenstein, la autora, significativamente, apenas le dedica unas líneas (inmortales en su sencillez: «Una desapacible noche de noviembre contemplé el final de mis esfuerzos […] era ya la una de la madrugada; la lluvia golpeaba las ventanas sombríamente, y la vela casi se había consumido, cuando, a la mortecina luz de la llama, vi cómo la criatura abría sus ojos amarillentos y apagados»). Y es que a la autora no la anima el problema de la ética de la ciencia en cuanto a sus métodos e intenciones, sino las repercusiones que tiene el hecho de desentenderse de sus resultados.

Ved la película realizada en 1994 por Kenneth Branagh. Una versión cinematográfica deja de lado aspectos que la novela sí recoge, y tal vez introduce personajes, escenas o secuencias que no estaban en la obra original. En esta ocasión hemos optado por un ir y venir entre literatura y cine por lo que, tras el visionado de la película, os propongo la lectura y análisis de algunos textos que pueden enriquecer vuestra interpretación de este clásico.

LA PELÍCULA COMPLETA LA PODÉIS VISUALIZAR AQUÍ.

Pensemos que a Shelley le tocó vivir en una época en la que los primeros descubrimientos científicos y técnicos irrumpieron y empezaron a modernizar Europa. Estos cambios vertiginosos tardaron muy poco en elevarse a materia literaria. La ciencia ficción suele ser un género relacionado con la literatura especulativa, es decir, una literatura que además de integrar motivos científicos anticipados o futuristas, trata de generar un debate moral al hilo de la historia que se cuenta. Y Frankenstein es una novela cuya calidad reside precisamente en el acierto y la profundidad de los conflictos surgidos alrededor de la la criatura creada por el profesor Victor Frankenstein, con independencia de la fuerza dramática y el magnetismo que caracterizan a la criatura.

ACTIVIDAD INDIVIDUAL: Se han seleccionado tres momentos de la novela, que debéis buscar, releer y comparar con la película:

  • El primero se detiene en la manera en que Victor Frankenstein concibe y crea la criatura.
  • El segundo narra el momento en el que Victor encuentra a la criatura en medio de la montaña, interesante por las reflexiones que hace pero, sobre todo, por el trazo romántico con el que el paisaje está descrito.
  • El tercero cuenta la conversación que Victor y la criatura mantienen. Es un momento crucial, porque Victor deberá enfrentarse de nuevo a las constantes morales que atraviesan el libro, como son la ciega ambición que lo hace «perpetrar» a la criatura, la responsabilidad de atención y cuidado con quien no deja de ser hijo suyo, el dilema de ayudar o no a la criatura con la creación de otra víctima (la compañera que le pide que le haga).

INVESTIGA, REFLEXIONA Y CREA…

ACTIVIDADES INDIVIDUALES:

  1. Volvamos sobre la reflexión de Victor Frankenstein. «La vida y la muerte me parecían fronteras imaginarias que yo rompería el primero, con el fin de desparramar después un torrente de luz por nuestro tenebroso mundo. […] Pensé que, si podía infundir vida a la materia inerte, quizá, con el tiempo (aunque ahora lo creyera imposible), pudiese devolver la vida a aquellos cuerpos que, aparentemente, la muerte había entregado a la corrupción».
  • ¿Cuál es vuestra opinión sobre Victor Frankenstein? ¿Podríamos decir que es el prototipo del científico que pierde el control sobre lo creado y no pone límites a su deseo de conocer, de experimentar, de transgredir las leyes de la naturaleza siempre con un fin científico? ¿Estáis de acuerdo con esta visión? ¿Hay que poner límites a la investigación científica y tecnológica? ¿Cómo evoluciona el pensamiento de Victor Frankenstein a este respecto? ¿Qué consejos le da al capitán Walton?
  • En relación a esto, ¿alguien sabe por qué Mary Shelley tituló la obra Frankenstein o el moderno Prometeo?
  • ¿Se os ocurre algún ejemplo actual en la investigación científica y tecnológica en la que habría que poner límites? Y en caso afirmativo, ¿cómo y quién tendría que establecerlos?

2. Más allá de la reflexión que la novela ofrece sobre los límites morales de la creación de vida está la cuestión de la responsabilidad de Victor Frankenstein. Redacta un texto que responda a estas cuestiones: ¿Está obligado el protagonista, una vez que ha creado a la criatura, a cuidarla y protegerla? ¿Tiene «derecho» a abandonarla? ¿Qué se supone que tendría que haber hecho?

3. La naturaleza tiene un enorme protagonismo en la literatura y el arte del Romanticismo, a menudo como proyección de los estados de ánimo de autores y personajes. Y, en este sentido, este texto es prototípicamente romántico. Digamos que Mary Shelley «decora» con un paisaje natural los sentimientos cambiantes del protagonista. Tratad de explicar esa relación mencionando qué elementos naturales expresan o influyen en el ánimo (agitación, calma, temor, angustia..) de Frankenstein.

4. En estas palabras de Victor Frankenstein subyace una interesante reflexión, ¿habría sido consciente del alcance de sus actos al crear este ser si no hubiera vivido en carne propia las consecuencias? ¿Qué pensáis?

«Dios mío! Había lanzado al mundo un engendro depravado, que se deleitaba causando males y desgracias. ¿No era la muerte de mi hermano prueba de ello?

5. Localizad en la novela el fragmento que resumo acontinuación: Una mañana, estando con su familia en el valle de Chamonix, Victor decide ir de paseo solo a la montaña. Nada más llegar a la cima, se encuentra con la criatura, quien deambula por la zona para cruzarse con su creador. Después de muchos ruegos, un Victor enfurecido y con ganas de venganza accede a escuchar la historia de la criatura, una historia dominada por la soledad, el rechazo y la infelicidad extremos. Tras el relato de su vida, el chantaje de la criatura es claro: accede a dejar de sembrar el mal a condición de que Víctor se preste a cumplir una petición muy concreta.

El texto comienza con la perplejidad de Frankenstein ante lo que considera una exigencia de su criatura: «Debes crear para mí una compañera, con la cual pueda vivir intercambiando el afecto que necesito para poder existir». Recordad los argumentos en los que se apoya para convencer a su creador y responder a las siguientes cuestiones:

  • ¿Estáis de acuerdo con la decisión de Frankenstein?¿Qué habrías hecho vosotros en su lugar? ¿Habríais accedido a esta reclamación?¿En qué argumentos os basáis?
  • Durante el proceso de creación de una mujer, Victor Frankenstein se debate continuamente entre llevar a cabo esta nueva empresa o no. Los motivos han variado mucho respecto a su primera creación. Su reflexión ocupa varias páginas en la novela que pueden resumirse en la siguiente pregunta: ¿Qué diferencia sustancial hay entre el primer ser que crea y este otro?

6. Es a partir de este momento cuando la película se aparta claramente de la novela. La novela se centra en las angustiosas dudas de Victor Frankenstein acerca de si crear o no una compañera para la criatura.

La película da un giro bien diferente. Kennegh Brannagh, el director, es fiel al libro en cuanto a la creación de una mujer que luego destruye. Pero es de su cosecha crear por iniciativa propia la réplica de Elisabeth para volver a la vida a un ser querido, lo mismo que le impulsa a crear al monstruo en la primera ocasión ante la muerte de su madre.

  • ¿Qué os ha parecido esta parte?
  • Comentad las diferencias entre las dos versiones: las dudas acerca de si crear una compañera para la criatura; la determinación de resucitar a la propia esposa.
  • Toda la parte final de la película rinde tributo a la fascinación contemporánea por lo gore: por las escenas sangrientas, por lo que despierta terror o angustia. ¿Sentís también vosotros esta atracción? ¿A qué creéis que responde?

7. ¿Qué queda de Frankenstein en el miedo actual de la ciencia? Leed este interesante artículo sobre ello. Redacta tu opinión de forma razonada aportando evidencias. (150-200 palabras)

ACTIVIDAD A REALIZAR EN GRUPO (3) : investiga, crea y expón en un mural a la clase. Cada eje temático lo tiene que elegir un grupo de forma que se investigue sobre todos los temas propuestos.

En todos los murales deberá haber fragmentos de la novela que reflejen los ejes temáticos sobre los que vais a reflexionar, imágenes que ilustren esos ejes temáticos. Valoraré que los carteles incorporen códigos QR con explicaciones vuestras o con lecturas de fragmentos escogidos de la novela o de cosas curiosas que giren en torno a la novela y a los ejes temáticos que habéis estado trabajando.

  • La naturaleza y los sublime, la importancia del conocimiento, la empatía y los prejuicios. Reflexionad sobre esto e investigadlo en la novela. Realizad un mural con texto e imágenes y exponedlo a la clase. En el mural deberá haber fragmentos de la novela que reflejen los ejes temáticos sobre los que vais a reflexionar, imágenes que ilustren esos ejes temáticos.
  • La dimensión ética de la ciencia: la novela permite discutir cuestiones éticas de la investigación y analizar críticamente lo sucedido con Víctor Frankenstein y otros progresos tecnocientíficos. Estos avances están cambiando sustancialmente la vida humana, pero no siempre van acompañados de una reflexión ética. Buscad fragmentos de la novela que ilustren este tema. Buscad, también, noticias periodísticas o artículos científicos y exponed en un mural cómo y dónde se produjeron, qué impacto tuvieron en la salud humana, cómo fueron recibidos en su momento por la sociedad y si tuvieron consecuencias no deseadas.
  • La investigación supervisada: también se pueden identificar los aspectos del proceso de investigación que se ven insuficientemente protegidos en el experimento de Frankenstein. Además, la novela permite pensar en los riesgos asociados con la investigación solitaria y sin supervisión, ya que Víctor Frankenstein no comparte sus preocupaciones con nadie, se aleja de su mentor al comenzar con los experimentos y permanece en soledad incluso cuando se desencadena la tragedia. Buscad fragmentos de la novela que ilustren este tema; y, además, buscad investigaciones que hayan supuesto o supongan un riesgo para la sociedad y exponerlos en un mural.
  • Estereotipos: por último, puede ser interesante examinar los estereotipos del “científico loco” y de “la ciencia sin límites” que se comparten en múltiples referencias artísticas y literarias, y los diferentes matices que pueden encontrarse en estas representaciones. Partiendo de lo que sucede en la novela, reflexionad sobre los riesgos que pueden tener algunas investigaciones sin caer en una lectura moralista del bien y el mal, sino fomentando una reflexión ética que tenga en cuenta su complejidad. Buscad e ilustrad vuestro mural con referencias artísticas y literarias que reflejen estos estereotipos.

Terminamos la propuesta de trabajo y de lectura de la novela con estas palabras que escribió Mary Shelley en el prólogo de 1831: «Pido a mi horrenda criatura que salga al mundo y que prospere. Siento afecto por ella, pues fue el fruto de unos días felices, en que la muerte y el dolor no eran sino palabras que no encontraban verdadero eco en mi corazón».

Hasta hoy su deseo se ha cumplido y con vuestro conocimiento de la historia y su difusión podéis hacer que su criatura siga existiendo mucho tiempo más.


Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en CINE Y LITERATURA, LITERATURA, RECURSOS LENGUA Y LITERATURA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s